Número 216 - Zaragoza - Diciembre 2018
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

Fallece la soprano Montserrat Caballé

El pasado 6 de octubre fallecía en Barcelona la soprano Montserrat Caballé, 85 años después de haber nacido en la misma ciudad. Desaparecía así la mejor soprano española del siglo XX y todo un icono cultural y popular, más allá de los ambientes de la música clásica.

Tras debutar en 1956, su reconocimiento internacional le llegó al sustituir a última hora Marilyn Horne en 1965 en el rol principal de Lucrezia Borgia, en Nueva York. Tras ello fue considerada la sucesora de María Callas, como la propia soprano grecoamericana reconoció.

Destacó sobre todo en papeles belcantistas, aunque también abordó el repertorio alemán de la mano de Strauss, su compositor preferido, y de Wagner.

Caballé se aproximó a este último al comienzo de su carrera, en los años sesenta, siendo una de las muchachas flor de Parsifal en su debut en Milán o cantando la Elisabeth de Tannhäuser en el Teatro Bellas Artes de México.

Poco a poco fue incorporando papeles más dramáticos dentro del repertorio wagneriano, como la Sieglinde de La Walkyria, en versión concierto en 1977, hasta llegar a su esperada Isolde, en 1989, con 56 años, en el Gran Teatro del Liceu, tras haber recibido propuestas anteriores para el papel del Met de Nueva York con Levine, o de Florencia con Metha.

Además de los citados personajes, Caballé también interpretó Irene (Rienzi), Senta, Elsa, Gutrune y Brünnhilde en El Ocaso de los Dioses. La soprano estuvo a punto de cantar en Bayreuth, pero sus compromisos con otros teatros le impedían cumplir con los dos meses de ensayos que requería el Festival wagneriano.

En 1983, coincidiendo con el centenario del fallecimiento del compositor, Montserrat Caballé grabó un disco wagneriano con la Filarmónica de Nueva York dirigida por Zubin Mehta en la que la soprano interpretaba el Liebestod de Tristán e Isolda; la balada de Senta, de El holandés errante; “Dich, teure Halle”, de Elisabeth en Tannhäuser; y la escena de la inmolación de Brünnhilde, de El Ocaso de los Dioses.

Uno de los teatros con los que más vinculación tuvo a lo largo de su carrera fue el Liceu de Barcelona, su ciudad natal, en el que cantó medio centenar de personajes distintos en más de 200 funciones en los 50 años que distan su debut en 1962 de su último recital con piano en 2012. Por ello, el teatro barcelonés ha organizado un homenaje el 17 de noviembre que, casualmente, ha obligado a suspender el concierto programado inicialmente titulado “De la influencia a Wagner a la influencia de Wagner”.

noviembre 2018