Número 244 - Zaragoza - Abril 2021
NOTICIAS 



 Guía Bayreuth
 Nuevo
 Biografía
 Bayreuth
 Encuestas
 Libros
 Postoperatorios
 Trauermusik
 Premios
 Discografía
 Óperas y Dramas
 Efemérides
 In fernem Land...
 Intérpretes
 Leitmotivaciones
 Discos
 Entrevistas
 Wagnermaps
 WagnerStrasse
 La Risa de Kundry
 Incuestionables
 Menciones
 Acerca de...

 

Fallece el director James Levine

El pasado 9 de marzo fallecía a la edad de 77 años el director de orquesta norteamericano James Levine. Su carrera profesional está ligada inequívocamente con la Ópera del Metropolitan de Nueva York donde debutó con tan solo 28 años y del que sería su máximo responsable musical durante cuatro décadas. Se trata de una de las relaciones director-orquesta más largas y fructíferas de la historia.

Proveniente de una familia de artistas, de joven empezó a estudiar piano y después se pasó al campo de la dirección orquestal, siendo asistente de George Szell.

El éxito en 1971 de su debut con Tosca en Nueva York le abrió las puertas del Metropolitan, convirtiéndose en su principal director musical en 1975. En las cuatro décadas siguientes interpretaría 2500 representaciones de óperas de un centenar de títulos distintos.

Entre ellos, se encuentra el llamado Canon de Wagner, las diez obras que se representan en el Festival de Bayreuth. En total, solo en Nueva York, interpretó cerca de 350 funciones wagnerianas.

En 1979, tras una interpretación de Parsifal en Nueva York, Leonard Bernstein afirmó entre lágrimas que había sido la mejor versión que había escuchado jamás. La noticia llegó hasta Bayreuth y Wolfgang Wagner decidió que fuera Levine quien estrenara la nueva producción que Götz Friedrich estaba preparando. Así, un 25 de julio de 1982, cien años (menos un día) después de su estreno, el director norteamericano hizo con Parsifal su debut en Bayreuth. De su mano y en ese mismo título también se iniciarían en el Festival Waltraud Meier (1983) y Plácido Domingo (1992).

Entre 1994 y 1998 también dirigió en el Festspielhaus “El Anillo del Nibelungo”, en la producción de Alfred Kirchner.

El talento de James Levine ha quedado registrado en más de cien grabaciones discográficas y videográficas de ópera, fundamentalmente con la Metropolitan Opera, pero también con la Filarmónica de Viena, la National Philharmonic, o la London Symphony. De nuevo, dejó todo el canon de Wagner grabado, incluyendo dos Anillos: uno naturalista, a finales de los ochenta, a cargo de Otto Schenk; y otro en la pasada década, con Robert Lepage, creador del Circo del Sol.

Este último ciclo no pudo concluir, se quedó en La Walkyria, ya que su estado de salud le impedía seguir dirigiendo en condiciones musicales. Aquejado de Parkinson, los últimos años debía hacerlo en silla de ruedas.

Levine afirmaba que, para un director, dirigir en Bayreuth tenía la ventaja de no ser visto, consiguiéndose así que el público se concentrara al máximo en la música.

abril 2021